<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=315110238907577&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cómo rediseñar tu sitio web paso a paso y no morir en el intento

En el mundo digital la renovación es una norma, las tendencias se han vuelto efímeras y constantemente necesitamos cuestionarnos lo que estamos haciendo y el impacto que esto causa.

Lo mismo sucede con el diseño de tu web, algo que muchas veces nos preguntamos si es momento de cambiar. El que te guste más la web de tu competencia que tu propia web, una disminución drástica en los leads generados, una experiencia de usuario que despierta quejas o la pérdida de posicionamiento SEO son sólo algunas de las razones por las que deberías considerar un rediseño completo de tu página.

Como esas razones, muchísimas más; y sabemos que es muy probable que estés experimentando por lo menos una de ellas. Es por ello que hoy te hemos preparado una guía con 8 pasos para que no falles al rediseñar tu web.

Decarga Gratis el ebook '10 reglas de diseño de una página web' 

Rediseña tu sitio web, paso a paso

1.      Investiga referentes antes de empezar

Antes de empezar con la transformación es necesario que sepas hacia dónde vas, y una de las mejores maneras de hacerlo es investigar a fondo esos sitios web de competidores y referentes que, al verlos, te hacían sentir envidia y estar desencantado con tu web al mismo tiempo.

De allí saldrán muchos elementos que te podrán ser útiles a ti también, como por ejemplo la manera en que su diseño se enfoca en la experiencia de usuario. Puedes ayudarte con herramientas como SimilarWeb y WebSite Grader, estas te permitirán evaluar la optimización SEO de un sitio web, aunque la principal herramienta en este análisis será tu propia navegación por cada uno de ellos.

2.      Rescata lo que funciona y olvida lo que no

En los cambios a veces creemos que nada de lo anterior sirve y terminamos desperdiciando muchos recursos. Evalúa toda tu web actual en busca de cualquier elemento que puedas rescatar y adaptar a la nueva propuesta, y descarta todo lo que definitivamente no.

Esto te permitirá ahorrar mucho trabajo, y conservar herramientas útiles con las que ya estás familiarizado. Además, evitas despistar completamente a los usuarios que ya conocían tu web.

3.      Primeras metas de tu sitio web

No es tu primera web, así que cuentas con la ventaja de conocer los errores pasados (sobre todo en cuanto a los tiempos y los plazos de trabajo). No tropieces con la misma piedra.

Para ello definirás desde el inicio las metas claras (comerciales, de posicionamiento, de tráfico, etc) que deberá cumplir tu nueva web. Será una excelente manera de ponerla a prueba rápido y evaluarla.

4.      Asegura un buen redireccionamiento para tus usuarios

Parte de lo que definitivamente debes conservar de la web anterior son los usuarios recurrentes, por ello es necesaria una buena estructura de redireccionamientos que le faciliten al usuario su llegada a tu nuevo sitio web cuando ingrese la dirección del antiguo.

5.      Diseño y SEO optimizados desde el inicio

Un rediseño web requiere mejoras en todo, es por ello que desde el inicio debes asegurarte que el nuevo diseño es totalmente responsive y ofrece una experiencia de usuario superior.

6.      Haz que se sienta el cambio en tu contenido también

¡Nuevo diseño web, nueva estrategia de contenidos!

Es importante que sepas que nada referente al cambio de sitio web debe pasar desapercibido, por el contrario, debes causar el ruido necesario para que tu web de un nuevo aire a tu negocio, atrayendo nuevos públicos y dándole una reinvención a todo el panorama.

Para ello, una nueva estrategia de contenidos que mantenga tu personalidad de marca pero transmita una evidente evolución, es la mejor alternativa.

7.      La nueva web debe sumar más que la anterior

Este punto puede parecer trivial, sin embargo es muy común ver que en un rediseño web la parte estética y la necesidad de un diseño más actual termine opacando la funcionalidad y el valor que este debe agregar, sin embargo realmente no tiene sentido invertir tiempo y recursos en una nueva web si esta no va a generar un mayor valor y una mayor funcionalidad que la anterior para tu negocio.

8.      Evaluación y ajuste

Volvamos al momento en que lanzaste tu primer sitio web, pero esta vez con una gran experiencia de ventaja. En este caso es importante aclarar que ningún rediseño web está exento de cometer errores o recibir mejoras, ya que la evaluación y el ajuste continuo se convierten en la única fórmula infalible para su éxito.

Si te enfocas en seguir estos 8 pasos, ten por seguro que el rumbo de tu rediseño web lo tendrás claro en todo momento, sobre todo si eres autocrítico en cada uno de ellos y les dedicas el tiempo suficiente (la prisa no es uno de ellos).

Recuerda que rediseñar tu sitio web es rediseñar parte de tu marca. Quizá no a nivel de branding o de lenguaje, pero estarás renovando tu principal presencia en internet, y será este sitio web el nuevo punto de llegada para cada una de tus acciones de marketing digital a partir de ahora.

Descarga gratis el ebook de las 10 reglas de diseño de una página web

Posizionate

Posizionate

Contenidos del equipo de Posizionate