Claves Inbound para atraer a nuevos estudiantes

En este post vamos a repasar las claves que hacen del Inbound una estrategia perfecta para llevar nuevos alumnos a los centros de formación, ya sean academias, universidades o colegios.

Los consumidores de este tipo de servicios están cada vez más capacitados y demandan más atención, mientras que la competencia no para de crecer.  En este contexto, el Inbound Marketing tiene un gran potencial  dentro de este sector porque juega sus cartas aportando valor añadido para ayudar a las decisiones de los estudiantes, mediante acciones poco invasivas.

Para poner en marcha una estrategia de este tipo, debemos empezar marcando unos objetivos (de matriculaciones, de nuevos alumnos, etc.) y por tener claro a quién queremos dirigirnos, para así trazar un plan de desarrollo de contenidos que cubra sus necesidades.

Estos objetivos deben ser SMART, es decir, específicos (Specific), medibles (Mesurable), alcanzables (Attainable), realistas (Realistic) y definidos en el tiempo (Timely). Por ejemplo, un buen objetivo SMART sería el siguiente: “Aumentar en 15% la matrícula anual de alumnos utilizando los perfiles de Facebook, Instagram y LinkedIn”.

 

Descarga la checklist para mejorar el branding de tu centro de formación

 

A continuación, debemos definir los buyer persona, o lo que es lo mismo, crear una representación ficticia del cliente ideal, teniendo en cuenta sus necesidades y su comportamiento.

Dependiendo del tipo de formación que proporcionemos, el buyer persona será diferente y podrá haber más de uno.  De este modo, una academia de idiomas puede tener varios buyer persona, ya que sus comunicaciones pueden estar dirigidas hacia los padres de los estudiantes o hacia los propios estudiantes -dependiendo de factores como la edad del alumno- e incluso hacia profesionales que buscan ser más competitivos en el mundo laboral.

La figura del buyer persona nos servirá para definir y ajustar todas las acciones Inbound, desde el uso que vamos a dar a las redes sociales hasta el tipo de contenido que vamos a crear. Por ejemplo, si estamos realizando una campaña para captar estudiantes universitarios o de secundaria, podemos optar por campañas en Facebook e incluso en Instagram, si cuentan con un perfil más joven. Si el buyer persona ya está incorporado al mundo laboral y tiene un perfil más profesionalizado, LinkedIn puede ser una buena opción.

Del mismo modo, el contenido sobre Educación se puede enfocar de múltiples maneras: escribiremos sobre tips de estudio, informes sobre el estado del mercado laboral, salidas profesionales tras la formación, posts especializados sobre la temática del curso… Lo importante es adaptar las acciones a cada buyer persona y a cada etapa por la que pasa el alumno antes de tomar su decisión, o lo que es lo mismo, tener en mente el buyer’s journey.

El buyer’s  journey en el sector Educación

  • Etapa de exploración: En esta etapa el usuario tiene una idea vaga sobre lo que desea conseguir, pero no sabe exactamente lo que está buscando, por lo que el papel del centro de formación será ofrecer información educacional -y no comercial- para resolver esta inquietud. Por ejemplo, según el tipo de centro formativo, se puede crear contenido hablando de las ventajas de la Formación Profesional, de las vías de acceso a una determinada profesión, de la importancia de conocer idiomas a la hora de buscar trabajo, de qué tipos de certificaciones de idiomas existen…

  • Etapa de consideración: El alumno ya ha identificado cuál es el problema y conoce las distintas opciones entre las que puede elegir, así que se hace necesario aportar información pormenorizada de cada una de ellas y de las ventajas y salidas laborales que ofrece. Que los propios profesores firmen algunas de las piezas más especializadas sumará relevancia y confianza.

  • Etapa de decisión: En esta etapa llega el momento de hablar de nuestro producto: es el momento de presentar los planes de estudio, testimonios de antiguos alumnos y toda la información que permita a los interesados tomar una decisión final inteligente e informada.

En definitiva,  una estrategia Inbound  logra que los alumnos encuentren la formación que están buscando,  guiándolos a través de todas las etapas y apelando  a quién todavía tiene dudas sobre qué camino formativo emprender, a quién ya lo ha decidido y a quién no le queda más que encontrar el centro idóneo.

¿Quieres continuar atrayendo a más alumnos? Descarga nuestra checklist gratuita de branding educativo para mejorar la imagen de marca de tu centro de formación y consigue más matrículas.

Nuevo llamado a la acción

Lara Barreiro

Lara Barreiro